ALTHAY PÁEZ

BIO

ALTHAY PÁEZ, timplista canario que entre sus coetáneos es reconocido como un virtuoso del instrumento, tanto por sus capacidades técnicas como por su lenguaje y la emoción que transmite en sus interpretaciones en directo.

A pesar de haber cultivado esas virtudes desde muy joven, es en la actualidad que se enfrenta a un proyecto propio, en el que se armonizan tradición y vanguardia desde una perspectiva conceptual distintiva dentro de la escena del timple contemporánea.

Su primer disco “Sostiene Pereira” ha sido reconocido mejor disco de Raíz, en los Premios Canarios de la Música 2021. Grabado entre Lisboa y Canarias, el álbum explora a través del timple las composiciones del multiinstrumentista, compositor y productor luso Julio Pereira, que además de ser un reconocido renovador del cavaquinho portugués es coproductor de “Sostiene Pereira”.

Althay ha colaborado entre otros artistas de reconocido prestigio con Chano Dominguez, Orishas, Raymundo Amador, Iván Torres (Efecto Pasillo), Olga Cerpa y Mestisay, Cristina Ramos, Sole Giménez (Presuntos Implicados), Domingo”el Colorao”, Kike Perdomo o Jorge Glem.

Participó como representante canario en Womad Canarias 2019 y en 2021 fue uno de los timplistas invitados al evento Timple@2021, que reúne a las principales figuras del instrumento y rememora el espectáculo Timples@2000.
Ha ofrecido conciertos en las principales provincias españolas. A nivel internacional, su directo le ha llevado a países como Marruecos, Mali, Alemania, Francia, Suiza, Holanda, Noruega, Praga, Estados Unidos o Puerto Rico.

Actualmente se encuentra en la fase de preproducción de su siguiente trabajo discográfico que tendrá un sello mas personal e incluirá sus composiciones, mostrando así la madurez y el virtuosismo adquirido en estos años, además de seguir aportando su talento al desarrollo de este instrumento tan singular como es El Timple.

CONCHA HERNÁNDEZ LAINES

Reseña

Una nota, una única nota musical pulsada en cualquiera de las cinco cuerdas o en el paraíso de los trastes de un timple, Althay Paéz consigue multiplicarla al infinito de cualquier cielo del planeta. Sólo hay que cerrar los ojos para imaginar cómo sueña la melodía en su cabeza, esa que cubre de sombreros e ilusiones que aterrizan como un revoloteo en su mano derecha, mientras la izquierda canta la letra del pentagrama.

Althay Páez se prolonga en el timple. En el escenario surge ese hechizo que nace de la tierra en la que nació. Es el revoloteo del viento alisio que desde niño movió su genialidad musical. Un pálpito que fue creciendo con la ayuda y la sabiduría de grandes maestros del timple. Ellos le invitaron a transformar rimas, sonetos, prosa, luces, vidas imaginarias, sueños … en música; porque la palabra tiene su propia sonoridad en este músico majorero.

Y así nació en Althay Páez la interpretación y la creación. De ahí la conexión que establece con el público, con acento propio, sin el rechinar de fútiles copias.

Su timple es el embajador de la raíz y tradición canaria, pero también de la herencia fenicia que le permite reunir y disfrutar de la música que nace en otros lugares y de otros intérpretes que amplían sus horizontes creativos.

La música de Althay Páez crece y se encumbra con la compañía de la guitarra y dirección musical de Thomás Figueroa; la percusión de Rayco Gil y el bajo de Juanka Trujillo. Una banda que siembra pasión allí donde comparten música, camaradería y sentimiento.

Su penúltimo escalón lo subió en Portugal de la mano del músico luso, Julio Pereira. Con él ha dado un paso de gigante, su primer disco: “Sostiene Pereira”.

La novela homónima de Antonio Tabucchi concluye: «Señor Pereira deje ya de frecuentar el pasado, frecuente el futuro.». Y eso es lo que hace Althay Páez viajar hacia el futuro.

Concha Hernández Laines
Periodista